I once had a dream so I packed up and split for the city

viernes, enero 03, 2014

Una causa perdida


Sea change de Beck es uno de ésos álbumes de transición tras dar el pelotazo en los que nadie se fija demasiado. Pensándolo después de tantos años, imagino que el título se refiera a un cambio de marea, a darle un cambio de orientación a lo de siempre. Muy apropiado para estos días de cuesta de enero que no deja de ser una expresión para la tristeza postcoital de la -siempre supuesta grandilocuente- despedida del año. Intentaré mantener un discurso ordenado así que demos un salto atrás y volvamos al punto de partida: en el LP ése hay un tema que es el del que vengo a hablarles hoy, se trata de Lost Cause.

Como todas las buenas canciones se puede someter a diferentes lecturas. La más superficial sería que la temática es la ruptura, qué mal lo estoy pasando nena y demás. ¿Quizá una típica canción pseudocountry de perdedores con gente que bebe y chicas que son de todos y de nadie a la vez?. A mi me gusta entenderla como una estampa del héroe cansado que sigue luchando, casi convencido de que sus esfuerzos son en vano. Como Sísifo empujando la roca arriba de la montaña una y otra vez.

Es una versión claramente subjetiva ya que mi idea es que en esta vida venimos a pasar al menos un rato divertido, contar la misma historia –con camisas hawaianas quizá- y elegir nuestra guerra particular con la que emplear el tiempo, fichando a tiempo completo o parcial. Entiendo que a mi me ha tocado en la tómbola del mundo la defensa de mi villa. Así dicho no parece una tarea hercúlea, ni algo fuera de los estándares habituales pero es que tanto y tan malo ha llovido en los últimos años…sin duda su plan es  convencernos en primer lugar de que sobra tanta gente y por ende (una ciudad está hecha de personas, no de piedras) esos mismos quisieran que tantos lugares se convirtiesen en superfluos. Créanme que estos hombres grises que nos azotan nunca se han sentido cómodos en todas estas ubicaciones que quieren hacer desaparecer.

Así resulta que yo vivo en Mieres, una villa situada en el centro de Asturias y ya vinculada siempre a un pasado industrial y minero. Paradigma de todo lo que trajo y que se llevó las trasformaciones sociales vinculadas a la extracción del mineral. Hubo miseria, tiempos de vacas gordas y de vacas flacas, épocas donde los obreros se apretujaban en hórreos porque no tenían donde vivir y otras donde los edificios se construían a sabiendas de que se iban a quedar vacíos. El milagro de la reconversión no del agua en vino sino del agua (del río negro) en agua de verdad. Rioturbio fue de golpe y porrazo una toponimia anacrónica.  Hubo de todo un poco sólo con lo que yo recuerde, que me hayan contado y que sea capaz de comunicaros con mis cortas entendederas (para explicar algo hay que superar tres duros filtros: conocerlo, entenderlo y poder expresarlo con palabras). Tengo media idea de que hasta dónde yo sé nadie se hizo rico trabajando, de que unos se dejaron la salud y de que se quedaron más mujeres viudas en los pozos que en las plazas y ruedos.

Se diría entonces que somos un pueblo de currantes, que conste que hay muchos otros y que no le doy –ni le damos más mérito- que el de serlo y el de seguir trabajando o al menos querer seguir haciéndolo. Claro que para definir lo que es un obrero, empresa que sin duda me viene grande, a lo mejor lo podemos hacer definiendo lo que no somos, trazando un esbozo de uno de los que mandaban entonces o ahora. Porque tengo la sospecha también de que vienen a ser los mismos, quizá con alguna incorporación al bando de sus amigos como lo son los llamados nuevos ricos. No puedo negar que en este grupo de personas, al mismo tiempo amados y odiados por los viejos acaudalados, algunos de los nuestros fueron enrolados convencidos de que a ellos no les aplicaba la frase aquella de que siempre las habrá. Se ve que se quitaron la boina o el casco y se les enfrío el cerebro y se les calentaron los cascos.

Hay que dejar claro que en cuanto a tipología humana aquí hay de todo eh y que lejos de mi intención está el abrir un debate identitario. Eso sólo nos lleva a lo de siempre, que es acabar discutiendo por el  nombre que tienen que tener las cosas. Dándole cancha a quien tiene por objetivo inventarse lo que haga falta. Sólo por un trozo más de pastel.  El enemigo –de existir éste- es otro y hay que tenerlo bien identificado. Algunas de las recreaciones de lo que se supone que es el hombre de las cuencas o de Asturias en general, me preocupan por lo tópico y por lo superficial. No se trata de hacer ontología de la madreña y el fajín en Asturias pero tampoco de contar nuestro recorrido como si esto fuese como la serie de dibujos de los años 80 “Érase una vez el chigre”. Repito: no basta sólo con conocer los hechos, hay que analizarlos para poder compartirlos con la comunidad. Tomen nota también de que eso cuesta dinero y tiempo.

Como tengo que ir encauzando este panfleto hacia el final y no veo la manera así que vuelvo a repetir tics y trucos, ya ven que tengo demasiados de los primeros y pocos de los segundos, y les digo lo que no quería que fuese este escrito. Desde luego que nunca jamás de los jamases hubiese querido escribir un panegírico nostálgico de los que comienzan hablando de forma melindrosa y almíbarada de otros tiempo menos aciagos, recaen en el costumbrismo de mercadillo de citar la mejor tortilla de Mieres que es la de La Gloria (es el Vendevinos pero ustedes me entienden) y concluyen con un final de esos lacrimógenos de qué feliz era cuando era un guaje y jugaba al cascayu (se suele meter algo de cuota asturianista para que quede contento todo el mundo). No es ésa mi liga y en el fondo me resulta algo todavía más irrelevante que este mismo artículo y sobre todo más cansino. Bodrios de ese estilo se escriben bien e incluso puede que se amorticen desde Gijón o La Fresneda. Gentes varias de esos que se sienten desaprovechados (¿?) en su patria chica. Luego vuelven todos henchidos de orgullo, como el marinero que se fue a ultramar a hacer fortuna. Pero no cuela, a la mayoría no los vi pasar de Gijón y el alcalde  áquel que era un zorro peligroso no era de Marina Civil sino Matemático. Simplemente son renegados a los que les gusta hacer leña del árbol caído. Basta con irse chavales, el resto es pasarse de listos.

En fin, ya no me quiero extender mucho más y no tengo claro haber cumplido los objetivos mínimos pero ahí queda éso. La idea es que yo sigo viviendo aquí en Mieres como mi causa perdida particular. Aunque los reyes quieran ahora llevarse el carbón en vez de traerlo. Ya abrirán las minas en otras ubicaciones en este marasmo deslocalizado de Dios, de eso no me queda duda. Que nos quieren hacer desaparecer o movernos a donde a los de siempre les venga mejor. Nada nuevo bajo el sol. Igual a lo pijo seguimos luchando y lo sacamos adelante. Al menos escúchense la canción de Beck. Es bonita y les hará sentir bien.

Etiquetas: , , ,

domingo, agosto 11, 2013

Canciones para el verano 2013 I: An army of fath synths


Colores y formas. Purpurina y geometría. Millenium y Stereolab. La receta de la refrescante macedonia de Wild Honey.  Música para buscar saltamontes -o sintetizadores- y meterlos en tarros de cristal.

¿Qué tal está el disco?
Pues está muy bien, no me da la impresión de que baje del notable y la apertura del sonido a campos más electrónicos -o la influencia brasileña vía Os Mutantes- le viene de lujo a Wild Honey. Suena como un todo pero si te paras a escuchar con un poco más de atención, ves que igual hay temas para sonar en las Islas de Robinson que para sonar por detrás -como una improbable banda sonora- de un reportaje de Corazón corazón.

Etiquetas: , , , ,

viernes, junio 28, 2013

La canción del viernes XX - Una pena de camisa

Etiquetas: ,

martes, junio 25, 2013

La canción del miércoles XV - Temptation

Etiquetas: ,

viernes, junio 21, 2013

La canción del viernes XIX - Blue Flower

Etiquetas: ,

martes, junio 18, 2013

La canción del miércoles XIV - Batmacumba

Etiquetas: ,

viernes, junio 14, 2013

La canción del viernes XVIII - To Claudia on thursday


Un poco de pop a rebufo del Pet Sounds.

Etiquetas: , ,